2 marzo 1936

OSSORIO DEFIENDE A LA GENERALIDAD

El señor Gil-Robles se ha decidido a hablar. Entrevistado por el corresponsal de The Daily Telegraph ha desmentido que sea «monárquico o fascista y que entre sus aspiraciones políticas figuren el restablecimiento de la monarquía o la instauración de la dictadura». «Nadie tiene derecho a dudar de su apoyo a la República». Amparará al Gobierno de don Manuel Azaña en cuantas decisiones adopte para preservar y reforzar la autoridad de la ley. En su opinión, «los partidos de izquierda están pidiendo a Azaña medidas que van más allá del pacto electoral: socialistas y comunistas le empujarán, y cuando traté de resistir vendrán los disturbios». No cree que el Gabinete pueda durar los próximos cuatro años.[1]

Ir al libro